La Pagina de Basket de Javier





Inicio arrow Curso arrow Técnica Individual arrow Juego sin balón
 

Juego sin balón Imprimir E-mail

Curso de Entrenador de Baloncesto

Técnica Individual

Juego sin Balón



Movimientos de pies

  1. Arrancadas
  2. Paradas
  3. Pivotes
  4. Cambios de dirección
  5. Cambios de ritmo
  6. Fintas de recepción

Es evidente que los pies son la sujeción anatómica de todo el cuerpo. Cualquier movimiento del cuerpo implica una sustentación o un desplazamiento de los pies. Por esta razón, la ejecución ágil y eficaz de cualquier fundamento técnico pasa por una buena utilización y movimiento de los pies, lo que hace a esta parcela de la técnica individual básica para el desarrollo de otras habilidades.

1. Arrancadas

Es la acción de poner el cuerpo en movimiento hacia adelante de forma rápida mediante el impulso de un pie retrasado, al mismo tiempo que el otro pie va hacia adelante y el tronco se inclina para conseguir velocidad inmediata. La rapidez en la arrancada depende de la velocidad de reacción del jugador.

Podemos distinguir dos formas de arrancada:

 

Salida directa

Directa. El pie adelantado es el que corresponde a la dirección que vamos a tomar. Si salimos hacia la derecha, el pie derecho se adelantará y el izquierdo será de impulso. También se conoce como salida abierta.

Salida cruzada

Cruzada. Adelantamos el pie contrario a la dirección que vamos a llevar cruzándolo por delante del cuerpo. Si salimos por la derecha adelantamos el izquierdo cruzándolo hacia el lado derecho del cuerpo. También se conoce como salida cruzada

2. Paradas

El jugador en movimiento se detiene de forma inmediata con el fin de realizar cualquier fundamento posteriormente. El éxito de esta acción posterior depende de la calidad de la parada.

Hay dos formas de parar:

En un tiempo. Los dos pies contactan con el suelo al mismo tiempo. Al dar el paso anterior a la parada dejamos el tronco ligeramente atrasado para compensar la inercia del cuerpo. Damos un salto hacia adelante de poca elevación, casi a ras del suelo, y los pies deslizan sobre el suelo en el momento del contacto.

Los pies han de quedar paralelos y separados el ancho de los hombros con las piernas ligeramente flexionadas por las rodillas. Los pies estarán a la misma altura o uno levemente adelantado.

Ejecución de la parada en un tiempo

Ejecución de la parada en un tiempo.

En dos tiempos. Los pies contactan con el suelo en tiempos distintos. El primer paso de la parada lo usamos para compensar la velocidad de traslación, inclinando el cuerpo hacia atrás. Inmediatamente después apoyamos el otro, cargando el peso del cuerpo en él para detenernos completamente. Observamos los mismos detalles que en la parada en un tiempo. Los pues deslizan sobre el suelo en el apoyo, conservando la anchura de los hombros en su separación y el paralelismo. Flexión de piernas por las rodillas par una inmediata acción posterior. El segundo paso de la parada deja el pie adelantado respecto al otro, y esta distancia no debe ser excesiva (puntera del pie retrasado a la altura del medio del pie adelantado). En ciertos casos nos interesará dejarlo a la misma altura e incluso retrasando el segundo apoyo.

parada_2t.jpg (21016 bytes)

Ejecución de una parada en dos tiempos.

3. Pivotes

El pivote es un fundamento que se realiza con un pie fijo en el suelo y el otro en movimiento. Al pie fijo le llamaremos pie de pivote, y el pie libre podrá desplazarse en todas las direcciones y sentidos.

El pivote lo realizaremos sobre la parte delantera del pie, manteniendo en todo momento la flexión de piernas y la separación de pies. Si el pivote implica giro, será todo el cuerpo el que rote, fundamentalmente por la acción de caderas y tronco. El pie libre se desplaza dentro del conjunto del cuerpo después de separarse del suelo.

Diferentes tipos de pivotes:

 

pivote_1.jpg (25872 bytes)

Realización de un pivote

 Anterior. El pie libre se desplaza en sentido de la puntera. En este pivote el giro se efectúa con todo el cuerpo al unísono. Podemos hablar de dos variantes.

 Interior. Es un leve giro, pero cruzando el pie libre por delante de todo el cuerpo, hacia su interior.

pivote_3.jpg (13916 bytes)

Realización de un pivote interior

 Exterior. El pie libre lo proyectamos fuera del cuerpo. Hacia su exterior.

pivote_2.jpg (20338 bytes)

Realización de un pivote exterior

4. Cambios de dirección

 Es una variación de la trayectoria del jugador destinada a superar o distanciar a su oponente. Hay dos formas de realizar el cambio de dirección:

Cambio de dirección normal. El jugador se desplaza en sentido contrario a la dirección que quiere tomar, realiza una parada en dos tiempos adelantando la pierna contraria a la dirección a seguir, cargando el peso del cuerpo sobre dicha pierna a la vez que se flexiona profundamente para conseguir equilibrio en la parada. Giramos los pues sobre la puntera, hasta orientarlos en la dirección que vamos a tomar. Adelantamos el pie contrario a la dirección a seguir mediante un paso largo y profundo, cruzándolo delante del posible defensor. La salida se protege con la cadera, hombro y brazo del lado del defensor.

cambio_dir_1.jpg (18544 bytes)

Variante. Después del giro de pies, el pie que movemos en primer lugar es el del lado de salida mediante un paso corto. Este movimiento se puede hacer simultáneamente con el giro. Después daríamos el paso largo con el otro pie.

Cambio de dirección con reverso. Desplazándonos en sentido contrario a la dirección que vamos a tomar, paramos en dos tiempos siendo la pierna adelantada la más próxima a la dirección a tomar y cargando el peso del cuerpo sobre ésta. Efectuamos un pivote de reverso metiendo el pie atrasado delante del posible defensor. Protegemos la salida con la pierna, cadera, hombro y brazo.

cambio_dir_2.jpg (25334 bytes)

Realización de un cambio de dirección de reverso

5. Cambios de ritmo 

Es la variación de la velocidad de un jugador sobre su desplazamiento en la cancha. Son una base importante para obtener buenos resultados sobre el oponente. Los desplazamientos monorítmicos por parte del atacante sólo facilitan la labor del defensor.

Es muy importante que todo cambio de dirección vaya acompañado de un fuerte cambio de ritmo. De por sí, el cambio de ritmo aislado es ya un movimiento muy útil en el baloncesto.

6. Fintas de recepción

Es la acción encaminada a colocarnos en una posición ventajosa para la correcta recepción del balón, anticipándonos a la acción de la defensa.

Finta de recepción sencilla. Meteremos al defensor dentro, para forzar la recepción interior y haremos una parada en dos tiempos. El pie adelantado será el de la línea de fondo. Desde esta posición impulsaremos fuertemente hacia afuera para buscar la línea de pase.

 

finta_1.jpg (21206 bytes)finta_2.jpg (14561 bytes)

Realización de una finta de recepción sencilla

Puerta atrás. Partiendo de la finta anterior, si el defensor se anticipa mucho le sacaremos fuera para, mediante un cambio de ritmo muy fuerte, meternos y poder recibir dentro.

Finta de recepción con autobloqueo. Llevaremos al defensor lejos de la posición de recepción. Pararemos en dos tiempos siendo el segundo más alejado del balón. En cuanto este pie toca el suelo realizaremos un pivote interior sobre el pie retrasado en dirección al balón, colocando la pierna y antebrazo del pie libre delante del defensor para proteger la recepción autobloqueándonos. El otro brazo lo usaremos para pedir el balón. Adelantando la misma pierna hacia el balón en la recepción para mayor seguridad.

Si con este movimiento el defensor sigue ganándonos la línea de pase realizaremos una puerta atrás, efectuando un pivote de reverso sobre el pie más próximo al defensor. La pierna y el brazo del pie no pivote los colocaremos detrás del defensor, aguantando la posición. Adelantamos la pierna contraria y pedimos el balón con esa mano, con un pivote anterior.

Otra posibilidad es realizar la puerta atrás mediante un pivote interior después de hacer un gesto hacia afuera con el tronco, cadera y brazo.

Finta de recepción con reverso. La parada la hacemos en dos tiempos pero el pie adelantado será el más próximo al defensor. Sobre este pie realizaremos un pivote de reverso dando la espalda al defensor. Mediante un pivote anterior de dirección al balón sobre el pie mas cercano a él ganaremos la posición. Protegiendo ésta con el brazo y pierna del pie de pivote último y pidiendo el balón con la otra mano.

La puerta atrás la realizaremos igual que la anterior, pues la posición final es idéntica.

Siguiente >